miércoles, 12 de septiembre de 2007

La esencia de las pequeñas cosas

Ayer encontré un escrito de hace unos meses en el que especificaba algunas cosas que, en ese momento, me apetecía hacer. Me sorprende gratamente ver que el 90% de ellas las he realizado.

A veces nos marcamos metas imposibles de lograr y nos generamos una presión innecesaria que acaba derivando en frustración. Alguien importante para mi me ha recordado lo que se disfruta observando y bebiendo a sorbos las pequeñas cosas que nos rodean.

Una copa de vino tinto, una buena charla, un paseo por la noche con la pareja, una buena película, un e-mail de alguien que hace tiempo que no ves, leer un libro en cualquier plaza de Barcelona, darse un baño con sales, una cena sorpresa, una buena canción, llamar a un amig@, escribir, pintar, abrazar un árbol, hacer una excursión, una obra de teatro...

Son tantas cosas que sería imposible escribirlas. No dejes que el tiempo se convierta en tu dueño, abre los ojos y disfruta con lo que sucede a tu alrededor.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Me has hecho pensar. Parece que estamos siempre buscando la felicidad y que cada vez nos marcamos metas más inalcanzables ¿Será que nos gusta sufrir??? voy a practicar ese "disfrutar de las pequeñas cosas". Ya os contaré.

Anónimo dijo...

Creo que tienes mucha razon ya que muchos pocos hacen un "mucho" y lo mas importante es no dejar de "BUSCAR" nunca porque eso serà sintoma de que tienes inquietudes y que tu aprendizaje es el camino para la evolucion y el crecimiento personal.....animo y sigue "BUSCANDO".("PERCATARSE" de lo mas pequeño es sintoma de sensibilidad y humildad y te lleva directamente a la cima de tus sueños)

Towanda dijo...

Gracias por tu comentario "anónimo" :)

Empiezo a perseguir mis sueños...

¿Próxima parada? dijo...

Hola Towanda...

Pues yo no quiero ser pájaro de mal agüero... pero desde hace tiempo pienso que la felicidad, al igual que el amor, no existen.

Y con eso no quiero mostrar una actitud derrotista.

Sólo creo que la vida en definitiva es el cúmulo de esas pequeñas cosas, como tú bien dices y que el concepto mismo de felicidad me parece algo asociado a la religión, a la necesidad de creer que podemos llegar a un estado en el que hoy no estamos.

El concepto en si mismo anula la posibilidad de que la felicidad exista.

Creo que la vida en realidad no es más que el "aquí y ahora" y que eso ya es muchísimo y que de nosotros depende sentirnos satisfechos. En nuestras manos está, aquí y ahora... claro está!

Towanda dijo...

Estoy de acuerdo contigo. No creo que la felicidad sea un estado y tampoco soy de las personas que pasan su vida luchando por un ideal.

Hablo de la felicidad en ese "aquí y ahora" que planteas, es decir, en cada cosa que hacemos porque depende sólo de una actitud. Como tú dices, "está en nuestras manos"!!!!!